Pausa

En noches de luna el pabilo se enciende. Si es en calma, se le puede susurrar una palabra. Un árbol escuchará desde el otro lado sin responder, como una cosa. Pero su tesoro de anillos conoce los vaivenes del pasado y en secreto estira sus hojas hasta el porvenir. (Algunos sabemos que es capaz de soplar las velas de los deseos entre las olas de los elementos).

 

Poemas:

Rey de Saturno

Déjame

Antes

Cuervos

Ventanas

Dormirás Tus Ojos en los Míos

Pausa

Hundido a Cuatro Manos

Tactss

Profecía

Atardecer Asfaltal

Oruga Obsidiana

Regalo Psicodélico